domingo, 23 de noviembre de 2014

Discurso del Presidente Nicolás Maduro en el Bronx - Nueva York, EEUU.

Discurso durante el encuentro del Presidente Nicolás Maduro con la comunidad del Bronx, Nueva York, EEUU

Buenas noches a todis, queridis compatriotis de esta patria grande que es nuestra América.
Quiero en primer lugar agradecer todo el calor humano, el recibimiento afectuoso, verdadero, amoroso de esta comunidad del sur del Bronx. ¡Que viva el Bronx, que viva Nueva York, que viva el pueblo bueno de los Estados Unidos! El pueblo bueno de América Latina y el Caribe que vive en estas tierras.
Realmente, son momentos que nos traen grandes recuerdos y es lo primero que quiero traer en este encuentro para compartir con ustedes, el recuerdo del gigante eterno, Hugo Chávez, su pensamiento, su espíritu, su obra.
 ¡Viva Chávez! ¡Que viva!
Cuántas mentiras se dijeron sobre el Comandante Hugo Chávez, podemos decir que pasó por esta vida pura, transparente y se fue invicto de esta vida, dueño de su verdad. No pudieron con Chávez, con todas las campañas para demonizarlo, para mentir sobre él, sobre su espíritu, sobre su idea.
Pero resulta que la idea de Chávez era la idea de nuestro Libertador Simón Bolívar, rescató la idea original de la independencia, de la dignidad, de la justicia, de la fundación de repúblicas para construir personas republicanis, para construir sobre la base de la igualdad y la libertad, una tierra próspera de felicidad.
La idea original del Libertador, la idea que retomó nuestro Comandante Chávez. Por eso es que venir ahora a Nueva York, estos caminos también los recorrió nuestro Comandante, los recorrió y dejó una huella imborrable, inolvidable, de solidaridad, de amor que hoy los pueblos de los Estados Unidos se lo reconocen. Gracias a ustedes; gracias, queridis amiguis.
Muchas gracias querido profesor
David Gómez, presidente interino del Hostos Community College, gracias por permitirnos estar en estas instalaciones tan importantes para la historia de la educación, de las luchas sociales de la comunidad del Bronx. Muchas gracias, querido compañero Danilo Lachapelle, reverendo cristiano de esta comunidad que compartió su reflexión, su oración que nos llegó al alma; gracias. También quiero agradecerle a George Gresham, por darnos ese mensaje de energía, de fuerza de les líderes sindicales, de les trabajadores. Igual, la energía que siempre desborda Joseph Kennedy con sus palabras.
Nos esperaron en la entrada de este auditorio, con la música de Tito Puente. No hay mejor forma de dar la bienvenida para un evento tan prometedor como este, compartimos con les músiques, con Orlando Marín, director, timbalero y cantante de la agrupación el Último Rey del Mambo. Un aplauso al Último Rey del Mambo.
Igual fue la extraordinaria ejecución de la orquesta de niñis, y jóvenes UpBeat NYC, de la comunidad del Bronx. Nos ha dado la bienvenida, con su alegría, con su sencillez, su picardía.
Yo le dije al encargado de negocios, futuro embajador de la República Bolivariana de Venezuela en los Estados Unidos*, Maximilian Arbeláez, que le hagamos una invitación a esta orquesta de niñis para que vayan a Venezuela un mes, a compartir con el Sistema de Orquestas Simón Bolívar, para que estén con nosotris allá. Y firmar un acuerdo de trabajo y cooperación, de hermanamiento con el Sistema de Orquestas Simón Bolívar.
Ustedes saben que el Sistema de Orquestas tiene casi 500 mil niñis. Es importante decir que vamos a llegar hasta un millón. Es un sistema que verdaderamente es un milagro, fundado por el maestro Abreu, ahora dirigido por un conjunto de maestris extraordinaries, entre ellis Gustavo Dudamel. Le decía a Joseph Kennedy, cuando estaba tocando esta orquesta [UpBeat NYC], por ejemplo, la experiencia con nuestro Sistema de Orquestas, me decía el maestro Abreu, es que no ha salido, del Sistema de Orquestas, ni un solo niñi, ni un joven con problemas de trasgresión, violencia, drogas, con problemas de delitos; producto de un sistema que atrapa el alma, el corazón de les niñis y les transmite valores para luchar por la vida y respetar la vida.
Así que hago formal la invitación para que estis jóvenes vayan a Caracas lo más pronto posible y conozcan la experiencia desde adentro de nuestro Sistema de Orquestas Simón Bolívar.
Educación, correcto. Estos encuentros sociales nos permiten vernos, reconocernos en las luchas sociales; como dijo Wanda Salamanc en sus palabras. Yo le dije en el abrazo, las mismas palabras que ella nos dijo en su reflexión, Wanda, al final en esencia somos lo mismo, somos les latinoamericanis que amamos y queremos una vida de felicidad, de paz, de prosperidad. Ustedes acá en Nueva York, en el Bronx, en los Estados Unidos y nosotris en Venezuela y en el resto de América Latina, somos lo mismo. Es lo primero que se logra con estos encuentros, reconocernos como un solo pueblo.
Yo les decía a estis queridis amiguis de la comunidad judía de aquí de Nueva York, a quienes los he dado un abrazo, un saludo a la comunidad judía, yo les decía, somos hijis del mismo Dios, somos el mismo pueblo de Dios y no podemos permitir que se nos siga envenenando con odios, de una religión a otra, de un pueblo a otro para justificar guerras que nos dividan, y al final terminan reinando les mismis dueñis del capital financiero que han saqueado a este mundo en los últimos cien años. Se inventan enemiguis perfectos para llevar la guerra, que siempre es cruel.
También quiero saludar y agradecer a la comunidad palestina de acá, que me ha regalado una bandera de Palestina. Soñamos el día en que vivan en paz para siempre, el pueblo judío, el pueblo palestino y todos los pueblos del planeta en paz, el derecho a la paz, quizás uno de los derechos más hermosos que debe conquistar la humanidad.
Entonces, decía que estos encuentros, en primer lugar nos sirven para reconocernos y vernos, y renovar el voto de solidaridad y de hermandad, y seguir reconociéndonos como un solo pueblo, con un solo camino, con una sola lucha.
En segundo lugar, para nosotris es muy importante todas las oportunidades que se nos abran. No perdemos una sola oportunidad, para traer la verdad de Venezuela, Venezuela una revolución socialista, democrática, constitucional del siglo XXI, una revolución popular, una revolución que ha sabido transitar los caminos de la libertad.
Una revolución acosada, acosada permanentemente. Parecieran títulos de película, de Hollywood, una revolución acosada por la obsesión fatal de les que quieren poseer el mundo. No importa quién esté ahí en la Casa Blanca, al final terminan dominando los intereses del poder económico. Ustedes saben que es así.
Yo le quiero pedir perdón a ustedes, porque llegue un poco tarde, unos 20 minutos tarde, pero es que hoy he sido víctima de Obama dos veces, del presidente Obama a quien yo respeto.
Primero en la ONU, cuando iba saliendo de la ONU, varios presidentes fuimos víctimas de la seguridad del presidente Obama, nos retuvieron 45 minutos allí en una esquina, no podíamos pasar por ningún lado. Hasta que pasó Obama, como un rayo. Yo le grité de lejos: ¡Barack!
Pero él no volteó.
Y luego, cuando veníamos, ahora, veníamos Cilia y yo en el carro que oficialmente nos colocan, quiero darle las gracias a les oficiales de la seguridad y de la policía de Nueva York, por la protección que están prestando a nuestra delegación, estrictamente profesional, gracias.
Veníamos por Park Avenue la mitad de Park Avenue y había un despliegue tremendo, gigantesco de policías, de patrullas de la policía de Nueva York, tenían todas las calles trancadas, dos kilómetros para allá y dos kilómetros para acá. Y nosotros pasamos y quedamos en la mitad del semáforo y nos trancaron. Nos tuvieron detenidos ahí 25 minutos.
Bueno, pasó después la caravana del presidente Barack Obama, lo saludamos de lejos, no nos vio... Al final creo que él vive como en una burbuja, pasó y luego despejaron el camino y bueno en diez minutos estuvimos aquí. Así que pido disculpas por haber llegado tarde, pero no fue culpa mía, realmente.
Nosotris amamos la historia de los pueblos, y por eso venimos a traer nuestra verdad, siempre traer nuestra verdad, es la verdad de Venezuela. Cuántas cosas se dicen a diario de Venezuela en los grandes medios de comunicación de Occidente. ¿Cuántas mentiras se fabrican en relación a la vida de un pueblo noble como el pueblo venezolano, que su único pecado es aspirar y soñar con vivir una nueva sociedad, con construir un modelo económico, social y político que trascienda el capitalismo, que supere el capitalismo con todos sus males y con todo su poder destructivo?
Es el único pecado que hemos cometido, reverendo. Nos declaramos pecadores por el derecho a soñar y a conquistar nuestros sueños y seguiremos pecando, conquistando nuestros sueños de un socialismo humanista, cristiano, bolivariano para el siglo XXI.
Es por eso que nosotris trajimos un material que le hemos obsequiado a algunis de ustedes y que queremos obsequiarles a todos los movimientos sociales representados aquí, grupos religiosos, a todis les compatriotis de los distintos países de nuestra hermana América Latina y del Caribe, a los sindicatos, a las personalidades, intelectuales, pensadores, estudiosis, grandes amiguis de Venezuela.
En primer lugar, les trajimos modestamente tres películas, para regalarles, para que esta noche lleguen, preparen cotufas, palomitas de maíz y pueden verlas. La primera de ellas, la historia de nuestro Libertador Simón Bolívar: Bolívar, el hombre de las dificultades. Extraordinaria película.
La segunda, la historia de un hombre universal que estuvo aquí en la época de la independencia estadounidense, fue amigo de Washington y de todos ellos, vivió en Washington un tiempo, vivió en Baltimore; vivió cerca del río Delaware, en Filadelfia, vivió en Boston, vivió aquí en Nueva York, preparó una expedición en Nueva York, para ir a liberar a Venezuela en 1805, 1806. Se trata de Francisco de Miranda, el más universal de todis les venezolanis, luego estuvo en la Revolución Francesa, en Rusia y luego volvió a Venezuela y vio la primera etapa de la independencia en 1810 a 1812.
Luego, un regalo que es absolutamente pertinente con el inicio de nuestro evento, es una película muy hermosa llamada Tocar y luchar, que es la historia de nuestra Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, es el primer regalo que les traemos.
Todo el que va a visitar a un amigui en otro país tiene que llevarle un regalo, es el primer regalo. Lo segundo es la verdad de Venezuela. Yo reflexionaba ayer en un urbanismo popular en el centro de Venezuela, en Maracay, allá en el estado Aragua, en la Ciudad Socialista Los Aviadores, una ciudad de 4.400 apartamentos que ha construido la revolución, entre tantos, allí hacía una reflexión, y la hago aquí en Nueva York también, que un domingo, día de mayor circulación de periódicos en el mundo, los domingos siempre se eleva el tiraje de los periódicos en  50 o 30 por ciento, a veces hasta un 100 por ciento de acuerdo al periódico. Qué cosas de la vida,...que este domingo…
Aquí está uno de nuestros embajadores estrella, el embajador Roy Chaderton, de la Organización de Estados Americanos, y Samuel Moncada, de la Organización de Naciones Unidas, dos embajadores, dos buques insignias de la diplomacia bolivariana. ¡Qué cosas, verdad, compañero Roy y compañero Samuel! También está acá el exembajador de Venezuela en los Estados Unidos y ahora secretario general del ALBA, Bernardo Álvarez, a quien le envío un saludo. ¡Qué cosa!, ustedes que conocen tanto Estados Unidos, estos tres grandes embajadores, ustedes lo conocen más porque lo viven y lo sufren también.
¡Qué cosa!, ¡qué coincidencia!, casualidad de la vida que el Washington Post y el New York Times, dos de los periódicos más poderosos de los Estados Unidos y del mundo el mismo día domingo, dos días antes de nuestra visita a la Organización de Naciones Unidas sacaron, los dos, un editorial dirigido a decir mentiras y atacar al presidente Nicolás Maduro y a la República Bolivariana de Venezuela. ¿Qué casualidad, verdad? Hay cosas casuales en la vida y los dos editoriales decían lo mismo. La más grosera de todas, que Dios les perdone, como dijera nuestro señor Jesucristo, porque no saben lo que hacen, la más grosera de todas, la más racista de todas es la del Washington Post que me llama analfabeto, que me llama pe’azo de autobusero y me siento orgulloso de haber sido trabajador del Metro de Caracas, de ser un obrero y de ser Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y de llevar la voz de nuestra patria al mundo, para que lo sepa el Washington Post y todis les que lo tengan que saber aquí y en el mundo.
Bueno, y una sarta de mentiras. ¿Ustedes creen que es casual? Yo les voy a decir que no es casual, yo tengo la información exacta, no la voy a decir hoy, hoy en Venezuela a esta hora son las 8 y 10 minutos de la noche, hoy martes es el programa de radio para la televisión que yo hago todas las semanas, "En contacto con Maduro", así que éste es el primer “En contacto con Maduro internacional”, desde Nueva York. Un saludo a todos les seguidores de “En contacto con Maduro”.
Yo sé quién escribió la editorial. Hicieron un mismo borrador, uno solo, un solo papel, entregaron uno a New York Times, otro al Washington Post y otro a otra gente que lo viene sacando por Twitter, por Facebook, por internet. Y bueno, el Washington Post seguramente se lo dio a alguien que nos odia, muy racista y dijo “cómo un autobusero, cómo este analfabeto” -como dicen ellis-, porque soy un “analfabeto”, así nos ven ellis a nosotris, nos ven por encima del hombro, no somos iguales a ellis. El racismo social que denunció Roy Chaderton desde el 2002, que fue una de las causas del golpe de Estado contra el Comandante Chávez y de todo el odio que han incubado contra Venezuela y la Revolución Bolivariana. Por eso es tan importante, ellis querían impedir mi viaje a la Organización de Naciones Unidas y yo dije, bueno -en ese momento- el domingo yo todavía estaba pensando si venía o no venía, porque tenemos tanto trabajo. Entonces, uno tiene que compensar las agendas y en el momento en que leí las dos editoriales, gracias al Washington Post y al New York Times decidí, ahora sí voy, porque hay que llevar la verdad, la verdad total de nuestra patria.
Nosotris no somos mejores ni pretendemos serlo, pero tampoco podemos aceptar que se nos ataque, se nos trate de rebajar, se nos desprecie. No podemos aceptarlo jamás, porque sabemos que todo el ataque contra Venezuela es para tratar de impedir que el ejemplo de una revolución democrática popular, profundamente popular, con una profunda identidad latinoamericana, con la bandera de Bolívar y el espíritu y el ejemplo de este gigante Hugo Chávez; tratan de impedir que esa revolución siga cabalgando el siglo XXI y siga consolidándose social, económica, cultural, políticamente, tanto en Venezuela como en América Latina, el Caribe y en el resto del mundo, porque los pueblos del mundo están buscando nuevos modelos. Nosotris no podemos quedarnos sólo en la crítica que debe ser contundente, suficiente. No podemos quedarnos sólo en la crítica al capitalismo depredador que pretende -por ejemplo ahora- robarle las banderas a los movimientos ambientalistas y ecologistas del mundo y ponerle nuevo rostro al mismo monstruo. Ahora la quieren llamar “economía verde” al mismo monstruo que ha destruido los ríos, los mares, ha contaminado y ha saqueado las riquezas y ha explotado a nuestros pueblos durante más de cien años de capitalismo en el mundo.
Economía verde lo llaman ahora. No tiene nada de verde, perdón, rectifico. Tienen razón, rectifico. Claro que tiene verde, lo único que tiene de verde son los dólares que se quieren meter los banqueros negociando la destrucción del planeta, como si ellis pudieran irse (en una barca). Ahora no va haber arca de Noé. La única forma que haya un arca de Noé es que nuestro Dios, siempre maravilloso y magnánimo, le mande un arca de Noé a los pueblos. No serán los capitalistas, los que construyan su arca de Noé,... sí destruyen; ni el dinero les dará el arca de Noé. Por eso escuchemos la voz de las calles, cambiemos el sistema si queremos cambiar el clima en el mundo y recuperar el equilibrio para la supervivencia de la humanidad.
Por eso tenemos que aprovechar estos encuentros para traer la verdad, modestamente, humildemente. Por eso les digo, no pretendemos ser mejores que nadie en el mundo, solo pretendemos hacer lo que creemos justo. Eso sí, lo que hacemos lo defendemos con amor, porque creemos profundamente en lo que hacemos y por eso hemos traído, humildemente, un conjunto de materiales que les vamos a dejar para el estudio de la verdad de Venezuela. El primero de ellos, el logro de todas las misiones sociales, todos los programas sociales de la revolución en educación, salud, medio ambiente, vivienda, alimentación, financiamiento de emprendedores, cooperativistas, etc., etc. Aquí está, una por una las experiencias para el estudio, para el conocimiento, para la difusión, para a través de mil redes sociales nosotris colocar esta verdad a la mano de millones en el mundo y derrumbar desde abajo, desde la base su mentira, todo el muro que se trata de levantar para encerrar a Venezuela, para acosarla, para derrotar la Revolución Bolivariana.
Ese es el primer regalito que hoy hicimos a todas las delegaciones en Naciones Unidas, las misiones sociales, para garantizarle, como se garantiza en Venezuela, no sé si en Estados Unidos, no me puedo meter en asuntos internos, ustedes saben. Pero yo sí puedo decir que en Venezuela todis nuestris niñis - desde que nacen - y nuestra juventud - hasta la edad más avanzada - y todo nuestro pueblo, tiene derecho a la educación gratuita, pública y de calidad; para la primaria, la secundaria, la universidad, la educación técnica, toda la educación a todo nivel, logro de la Revolución Bolivariana y de las Misiones.
Solamente voy a decir eso para no extenderme. Pero estos materiales son muy adecuados para ver cómo se pueden construir los derechos sociales integrales a los que nuestros pueblos deben acceder, son derechos humanos. Nuestra Constitución dice que la educación es un derecho humano, y en función indelegable del Estado, indelegable. Y así el derecho a la vivienda y el hábitat, el derecho a la alimentación, el derecho a la salud pública, la salud preventiva, la salud primaria, la salud curativa, la educación en salud, la salud pública. Colocar a miles de médiques allí en la comunidad, en el centro de la comunidad, y no solamente atienden a quienes van a consulta, sino que en las tardes van casa por casa atendiendo a les niñis, a les viejitis, llevando la medicina. Sí es posible una salud pública profundamente humana al servicio de la gente. Es un mandato de Dios, creemos los cristianos, la salud tiene que ser pública.
Tenemos que agradecer eternamente a nuestra hermana Cuba por el apoyo gigantesco que nos ha dado con les médiques cubanis, y recordar a Fidel Castro el gigante de América. ¡Que viva Cuba! ¡Que viva Fidel! ¡Que viva la historia gloriosa de la revolución cubana!
En segundo lugar, aquí les voy a dejar de regalo también una revista que se llama Venezuela se respeta (Respect Venezuela). Cilia está aprendiendo inglés, tiene clase de inglés todos los días, pudiera dar un discurso ya aquí en inglés, la Primera Combatiente, the First Combat, o puede ser mi traductora.
Aquí está un conjunto de argumentos, ideas para desmontar todas las mentiras contra Venezuela. Argumentos muy sencillos sobre la solidez de nuestra democracia, que nosotris tenemos que llevar a todos los niveles. Igualmente, les voy a regalar el discurso histórico del Comandante Chávez, aquel 21 de septiembre del año 2006, ahí estuvimos con él en la ONU, cuando aquel célebre discurso titulado: Aquí huele a azufre, se los voy a regalar en español y en inglés, y en video también.
Bueno, un conjunto de materiales para defender la verdad de nuestra América Latina. No es un proceso venezolano exclusivo en este siglo XXI, como lo avizorara el Comandante Chávez temprano por allá en el año 90 del siglo pasado, 91, 92. El siglo XXI será el siglo latinoamericano, el siglo de la nueva independencia, ya lo comienza a ser. Por eso es que se ha levantado -ustedes saben- un liderazgo colectivo, un liderazgo de nuevo tipo, cada quien con sus particularidades. Allí en el Caribe está nuestra firme y vertical República de Cuba siempre, hace 60 años con una bandera de dignidad.
En Nicaragua, las fuerzas sandinistas del comandante Daniel Ortega han tomado posiciones de vanguardia nuevamente, y de mando, construyendo la paz de Nicaragua. En El Salvador, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional ha levantado también con una tenacidad, una paciencia histórica, les tocó tomar las armas para combatir en los años 80. Luego les tocó dejar las armas e ir a la calle a enfrentar una lucha asimétrica, sin un dólar en el bolsillo, a tocar puerta por puerta y a construir poco a poco la victoria. Obtuvieron la primera victoria con nuestro amigo el expresidente Funes, y ahora está el comandante Salvador Sánchez Cerén al frente de nuestra hermana El Salvador.
Igualmente, la consolidación de la Revolución Ciudadana en Ecuador con ese gran líder de América Latina, Rafael Correa. Y qué decir de Bolivia.
En los próximos días el presidente Evo Morales va a tener una victoria histórica, le va a meter una goleada a la derecha en Bolivia. Y el proceso brasilero con Lula, con Dilma, con el Partido de les Trabajadores, con los movimientos sociales. El Frente Amplio en Uruguay. El peronismo kirchnerista con la presidente Cristina Fernández. Se levanta en América Latina en el Caribe el surgimiento del ALBA, la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América con diez países de Centroamérica, el Caribe. El ALBA es como la vanguardia, va adelante abriendo caminos, en Centroamérica, en Suramérica, en el Caribe.
Y luego junto al ALBA va la Unión de Naciones Suramericanas, también un proyecto fundado por el Comandante Chávez para los tiempos nuevos. La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, la Celac. Una nueva América Latina diversa.
Si algo tiene de nuevo, de bueno -podemos decir-, de inédito, el proceso que está viviendo América Latina y el Caribe, es que hemos sabido encontrar los puntos para entendernos y para unirnos en la defensa de nuestros intereses. En medio de la diversidad ideológica y política, de proyectos en su gran mayoría de origen popular revolucionario, de izquierda progresista. Pero entendernos también con los líderes de la derecha que gobiernan importantes países hermanos con los cuales tenemos relaciones de diálogo, de convivencia, de coexistencia como buenos vecinos que somos. Eso no se había logrado en el siglo XIX.
El proyecto original del libertador Bolívar, en 1826, de fundar un gran bloque, una gran unión de repúblicas, una gran nación de repúblicas en lo que habían sido antes las colonias españolas, fue asesinado antes de nacer, 1826. En vez de nacer una poderosa unión de repúblicas, un poderoso bloque que nos defendiera, no, nos dispersamos. Se traicionó el proyecto original y fueron naciendo 20, 30, y me perdonan la expresión, republiquitas, que fueron dominadas por los imperios de Europa, y luego por la élite imperial que nos dedicó todo el siglo XX para intervenciones militares, imposición de dictaduras, asesinatos de hombres honorables, como Salvador Allende, eterno presidente de nuestra Chile amada. Ese fue el siglo XIX, el siglo XX, 200 años y ahora es que encontramos el camino original. Es como el que busca en un bosque espeso y encuentra el camino original que lo va a conducir hacia donde está su destino, así estamos nosotris, con un machete en mano dándole y dándole y dándole. Y en esta batalla se los digo, por lo que acaba de decir el compañero, compatriota, en esta batalla la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, -saben ustedes- tomó una decisión histórica de invitar a Puerto Rico a incorporarse a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, más temprano que tarde Puerto Rico, estamos seguros conquistará su independencia.
Hoy quiero enviarle un saludo especial a Puerto Rico, porque se conmemoran dos fechas importantes; el 23 de septiembre de 1868, el grito de Lares, de nuestro hermano pueblo puertorriqueño; y el 23 de septiembre del año 2005, el asesinato de Filiberto Ojeda. ¡Filiberto vive!
Tienen que aprovechar este minuto puertorriqueño para recordar. Hoy un periodista de una agencia de noticias, de esta que miente mucho sobre nosotris, me preguntaba: ¿Es verdad que en Venezuela hay presos políticos? Y yo le respondí: “Lo que sí es verdad, y estoy absolutamente seguro, que usted no sabe y si se lo digo no lo va a difundir. Es que donde hay bastantes presos políticos es aquí en Estados Unidos, empezando por Oscar López Rivera, que es el preso político más antiguo que hay en la humanidad”. El Mandela de América Latina y el Caribe. ¡Libertad para Oscar López Rivera!, debe ser un clamor de nuestras luchas.
Desde aquí, quiero enviarles un saludo a les familiares de Oscar López Rivera, a su hija, a sus nietis y a todo el pueblo de Puerto Rico. Yo lo digo de verdad, yo no conozco a Oscar López Rivera. Creo que pronto pudiéramos luchar y lograr su libertad. Y me gustaría conocerlo, que fuera a Caracas y llevarlo allá donde están los restos del Libertador Bolívar y darle un abrazo de agradecimiento por tanto coraje, por tanta dignidad.
Pero Oscar López Rivera, hay mucha gente que admira a Mandela, estoy seguro que aquí el cien por ciento admiramos a Mandela, ¿verdad? Pero también a Nelson Mandela han tratado de convertirlo en una especie de moda, y alguna gente, alguna gente muy racista, y alguna gente que despreció mucho a Sudáfrica cuando estaba el apartheid, ahora entonces se pone camisetas con la cara de Mandela. Está bien, no está mal, está bien, quiere decir que avanzaron hacia posiciones justas; no les critiquemos por eso. Pero esa gente que admira a Mandela, yo le digo tóquese su corazón, porque entre nosotris, aquí en Estados Unidos, aislados, en cárceles con tratamientos realmente oprobiosos, con vejámenes diarios a él y a su familia; hay un hombre nuestri, así como nosotris, que su único delito es aspirar ver un Puerto Rico libre e independiente y es el Nelson Mandela de esta era, Oscar López Rivera. Y su causa es una causa justa.
También abogamos por la liberación de los tres presos cubanos detenidos en cárceles de Estados Unidos, por luchar contra el terrorismo. Ya han salido dos de ellos, René y Fernando, pero aún hay tres. Dicen que luchan contra el terrorismo. ¿Y por qué tienen detenidos a estos tres honorables seres humanos de nuestra hermana Cuba, que su único delito fue buscar información de mafias que en Miami preparaban ataques terroristas para colocar bombas en sitios públicos, en hoteles, en teatros, en lugares turísticos? Hay que seguir levantando cada vez con mayor fuerza, la causa para exigir la libertad de nuestros tres hermanos cubanos que están secuestrados en cárceles de los Estados Unidos. Presidente Barack Obama, proceda como un gesto generoso, presidente Obama, de verdad. Ojalá llegue este llamado, con respeto lo hago y les digo, con mucho respeto. Presidente Barack Obama, creo que le quedan dos años como presidente, en estos dos años lance mensajes que queden para el tiempo y que lo hagan trascender con algún recuerdo positivo por parte de los pueblos; dele la libertad a Oscar López Rivera, dele la libertad a los tres cubanos que estaban luchando contra el terrorismo y que están injustamente secuestrados
Tenga altura, tenga bondad y le pido a Dios, reverendo, que le coloque un halo de luz en su mente y en su corazón para que se inspire y, como decimos en Venezuela, quien quita y un día nos sorprende y tenemos a Oscar López Rivera aquí en el Bronx, en este teatro, recibiendo el amor de todo el pueblo del Bronx y de Nueva York.
Queridis compatriotas, nosotris queremos agradecer toda la actividad que diariamente se desarrolla. Aquí entre nosotris se encuentra el compañero Rafael Ramírez, canciller de la República, fue presidente de Pdvsa durante once años y fue el que inició el programa de Citgo, Citgo Oil.
Se encuentra un gran compañero, ellos son de la misma generación que se formó en Pdvsa y se formaron calladitos, son hermanos, hermanos en la lucha, Rafael Ramírez, canciller de la República, y se encuentra el presidente de Citgo, compañero Nelson Martínez, barbudo; y se encuentra también el clon de Nelson Martínez, Rafael Gómez, lo dicen “Popeye”, “Popeye el marino”. Son hombres que vienen de la misma generación, luchando por años y que deben mantener la unión, la hermandad permanente entre ustedes; es una sola causa.
Y yo les digo, nuestra empresa Citgo, nuestros planes con Citgo es fortalecerla cada vez más. Hacer las alianzas necesarias para fortalecer esa inversión de Venezuela en los Estados Unidos. Para que sepan, para que nadie tenga duda, fortalecer nuestra inversión. Pero además seguir haciendo (Joseph Kennedy), cada vez mejor y cada vez más, 
Presidente Nelson Martínez, excelentícimo señor popeye, (sonrrisas); gran amigo de nuestro comandante Chávez, de la ciudad de Barinas; yo le tengo gran cariño; somos amigos desde los años 80; estábamos en los movimientos estudiantiles de la izquierda rebelde de Venezuela.
Yo les digo, hay que seguir fortaleciéndonos. Una empresa, capitalista, que hace sus negocios, que presta un servicio, pero como el accionista mayoritario es Pdvsa, es la República Bolivariana de Venezuela, nuestra amada República, se da la posibilidad de manera honesta y humilde, desarrollar estos planes de Heating Oil, que hay que consolidarlos, que hay que ampliarlos, que hay que mejorarlos. Hoy por hoy llegamos, a más de 150 mil familias en 25 estados de la unión.
Dice en Venezuela la gente, hay un dicho que dice: “No es concha de ajo”, 25 estados de la unión tienen el programa de Citgo, todos los programas; no solamente el programa profundamente cristiano, para que los pueblos trabajadores y que tienen más escasos recursos e ingresos, no mueran de frío en el invierno. Por eso es que Chávez se ganó el cielo. Chávez se ganó estar al lado de nuestro Cristo Redentor, porque fue un verdadero cristiano, no de palabra solamente. Fue un cristiano practicante de la solidaridad, del amor, rompió todos los paradigmas, todos los paradigmas los rompió.
Y nosotris tenemos en esos 25 estados, ojalá llegáramos a los 50 estados de la unión y todo esto nos sirva para seguir profundizando lazos humanos, profundamente humanos, y aprendamos, el pueblo de Venezuela, los pueblos latinoamericanos y caribeños que viven en Estados Unidos y tienen aquí sus hijis y sus nietis, en el pueblo de Estados Unidos, aprendamos que la humanidad tiene que constituirse en una sola humanidad, con una sola fe, la fe en la paz, en la cooperación, en el reconocimiento mutuo.
Se ha querido decir que nosotris somos antiestadounidenses, no. Yo creo que les úniques antiestadounidenses –me permiten esta expresión–, les úniques antiestadounidenses que existen son las propias élites de Estados Unidos, que han mandado a la guerra a morir a sus jóvenes durante todo el siglo XX y no le ha importado su juventud. Nosotris no hemos sido, ni somos, ni seremos jamás antiestadounidenses.
Nosotris somos, desde Bolívar, antiimperialistas, anticolonialistas, antiesclavistas, anticapitalistas, eso sí somos, prohumanistas, procristianos, prosocialistas; entre el anti y el pro.
Antiimperialistas sí somos desde Bolívar, que se enfrentó y derrotó el poder español y las tropas más poderosas que había en la Tierra. Venían de derrotar a Napoleón Bonaparte, y Bolívar los fue a buscar hasta los altos de Junín, hasta los altos de Ayacucho y los expulsó de estas tierras. Antiimperialista, anticolonialistas sí.
Y Bolívar avizoró en 1825, dijo, observando cómo se comportaban los gobiernos de las 13 colonias que se habían independizado del imperio inglés, Bolívar observando su conducta llegó a decir en 1825: “Los Estados Unidos de Norteamérica –refiriéndose a esa élite– parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad”.
Son hombres profetas, tienen el sentido de la profecía, de ver el futuro porque aman y se comprometen con su presente y aquel ser humano que se compromete con su presente y abandona cualquier miseria humana, cualquier mezquindad y es capaz de amar libremente y de luchar por su amor a su tierra, a su familia, a su comunidad, también se convierte en profeta, empieza a ver con claridad el presente, pero sobre todo el futuro. Así que no nos digan antiestadounidenses. No lo hemos sido ni lo seremos. Queremos y amamos profundamente la cultura estadounidense, la respetamos, la admiramos. Somos capaces de disfrutar un buen blues, un buen jazz, un buen grupo de rock,... desde niñis podemos disfrutarlo tranquilamente; somos capaces de disfrutar las victorias de nuestros peloteros en las grandes ligas y admirar el béisbol, el basquetbol. Fueron campeones mundiales, un equipo de extraterrestre, y llevaron a los Estados Unidos al Mundial de Básquet.
Admiramos la historia de Estados Unidos y de verdad nos gustaría más temprano que tarde tener relaciones de respeto, de cooperación. Yo estoy haciendo todo lo humanamente posible para tener relaciones de respeto con el presidente Obama, con el gobierno de Estados Unidos, para procesar nuestras diferencias.
Eso sí, nadie nos va a callar la boca, seguiremos diciendo lo que son nuestras convicciones, pero seguiremos exigiendo que no se intervenga más en los asuntos internos de Venezuela, que dejen a Venezuela en paz, que saquen sus manos de Venezuela y de América Latina. Tenemos derecho a vivir en paz, en democracia. Que dejen de financiar a la oposición fascista; que la dejen de financiar con los dólares de ustedes.
¿Ustedes pagan impuestos verdad? Los impuestos que ustedes pagan se pierden en millones de dólares que financian a una derecha fracasada y mentirosa allá en Venezuela. No sabemos si es más fracasada que mentirosa o más mentirosa que fracasada, pero lo que sé es que reciben montones de dólares que los sacan de los bolsillos de ustedes para conspirar contra un gobierno legítimo, el del Comandante Chávez y una revolución legítima que ahora presido yo, con el voto del pueblo y el apoyo mayoritario de les venezolanis.
Así que vamos a seguir haciendo todos los esfuerzos, embajadores, encargado de negocios, personal diplomático, dirigentes sociales, indígenas, sindicales, vamos a seguir construyendo lazos. Yo lo he dicho muchas veces desde que era canciller, cuando me preguntan ¿cómo están las relaciones con Estados Unidos? Yo decía, en el mejor momento de la historia; y les periodistis recibían un shock. Yo les decía claro que sí, porque si usted me pregunta cómo están las relaciones con los Estados Unidos, con su pueblo, con su sociedad, nunca antes habíamos tenido mejores relaciones con el pueblo, con las universidades, con les intelectuales, con los sindicatos, con los movimientos sociales, con los movimientos religiosos.
Nunca antes Venezuela, nunca, jamás. Si nosotris hacemos el diagnóstico del estado de las relaciones sociales y políticas entre los movimientos sociales y el pueblo venezolano y los movimientos sociales y el pueblo estadounidense, es el mejor momento de todo. Ahora si me preguntan cómo están y han estado las relaciones con los gobiernos de los Estados Unidos, yo digo no muy bien; algunas veces mal y otras veces peor, pero siempre con la esperanza de que mejoren y trabajando porque mejoren.
Los Estados Unidos fue en la década del 60 y 70 a una guerra en Vietnam. ¿A cuánto queda Vietnam de aquí? ¿10 mil kilómetros, Roy? Roy ya echó la cuenta, 11.433 kilómetros de Nueva York a la ciudad Ho Chi Minh, ¿verdad? 24 horas en avión, con una escala para echar gasolina en Hawaii. Entonces los Estados Unidos, ¿cuántos soldadis perdió en Vietnam? Más de 55 mil, más de un millón de vietnamites muertis, cuántos miles de desaparecidis y luego de pasar el tiempo hicieron el mea culpa y dijeron que ir a la guerra de Vietnam fue un plan de las corporaciones para hacer negocios con la guerra y fue un error. Luego, al pasar el tiempo, hoy por hoy el gobierno de los Estados Unidos y todas sus instituciones tienen excelentes relaciones con el Vietnam, y al Vietnam lo dirige el Partido Comunista de Vietnam y se llama República Socialista del Vietnam; lo pongo como ejemplo.
¿Y con la China? Ah, ahora, no pueden aceptar que en América Latina, nosotris, que somos una raza mestiza e indómita, rebelde, indoblegable, tomemos el control de nuestra vida; ¿o es que nos ha ido muy bien en el siglo XX con el control de nuestras economías, de nuestra política? y de nuestra vida, la tenían las transnacionales estadounidenses, ¿Es que nos fue muy bien? ¿Hasta dónde aumentó la pobreza y la miseria en nuestros países? 80 por ciento de pobreza; 30 por ciento de miseria decía Joseph Kennedy. Cuando el presidente Kennedy fue a Venezuela, en los años 60, el país tenía 70 por ciento de pobreza, y ya tenía 60 años de dominio de las transnacionales petroleras estadounidenses. ¿Nos fue bien? Nos fue muy mal. Además, nosotris tenemos derecho a nuestra vida en independencia, en dignidad. Por eso es que yo hago todas estas reflexiones.
Creo que nadie en este mundo, hoy por hoy…, la señora Hillary Clinton puede defender el brutal bloqueo del gobierno de Estados Unidos contra nuestra hermana Cuba, para ponerlo como ejemplo, mal ejemplo, por eso la nombré a ella, con el perdón de ustedes. Por eso digo que ni ella, que fue Secretaria de Estado hasta hace poco, y aspira a ser presidenta, parece, ¿no? Creo que en este mundo nadie puede defender el bloqueo, la persecución económica que hay contra el pueblo cubano. Es un anacronismo, una aberración que debe cesar.
La Organización de Naciones Unidas, el 95 por ciento de su gobierno, vota todos los años contra el bloqueo económico, y se hacen los oídos sordos. ¿Ustedes saben por qué? Porque esa élite soñó desde 1790, 1795, 1800 en Cuba, como la fruta que caería madura y sería una estrella más de la unión. Y no le perdonan a Cuba, a la Cuba de Fidel, que se haya levantado con dignidad, y haya dicho, aquí está Cuba independiente, construyendo su propio modelo cultural, político, económico, su propio mundo.
Lo mismo parece que pretenden, les gusta cometer el mismo error varias veces, y se están encallejonando y se encallejonan, en la política hacia la Venezuela bolivariana.
Ellis creían que con la pérdida física de nuestro comandante Chávez la revolución llegaba a su final, y así lo calcularon. Y yo les digo desde Nueva York a quienes piensan, a les que llaman think tank,... en los centros de pensamiento; en los tanques de pensamiento; quienes asesoran; a les que toman decisiones en el Departamento de Estado, en el Pentágono; con todas sus diferencias y grupos que hay allí; a quienes toman decisiones en la NCA; a les que toman decisiones en la Casa Blanca, presidente Obama; yo les digo, a tiempo, rectifiquen la errática política de acoso contra Venezuela y nuestra revolución, porque nuestra revolución no se ha caído ni se va a caer. Nuestra revolución tiene raíz popular, democrática, legitimidad, constitucional, legitimidad popular.
Y además tenemos la razón para hacerla, y el derecho de hacerla. Tenemos la razón y el derecho para hacer nuestra revolución, y no le pedimos permiso a nadie para hacerla; ni le pedimos permiso a nadie para iniciarla; y además defendemos el ideal más grande que se haya defendido jamás sobre nuestra Tierra, que es el ideal glorioso del Libertador Bolívar, y llevamos la bandera en herencia del hombre que parió nuestra Tierra, el más grande bolivariano en 200 años, nuestro Comandante Eterno Hugo Chávez.
Es una reflexión que quiero dejar. Ojalá, ojalá.
Señores de Washington Post, a les señores que pagaron la editorial de Washington Post, del New York Time, esos reales se perdieron, perdieron ese dinero. Inviértanlo en obras sociales. ¿Cuánta plata costará una editorial en el Washington Post?
Maximilian, ¿cuánto costará? ¿200 mil dólares? ¿300 mil dólares? ¿Cuántas cosas buenas haría con 300 mil dólares esta orquesta de muchachos del Bronx para ampliar, comprar instrumentos, verdad?
Son reflexiones que queremos dejar aquí en esta noche maravillosa, noche de reflexión, noche de alegría, noche de amor, noche inolvidable.
Hemos venido a Nueva York, como lo dijimos, a traer nuestra verdad. Esperamos, además de traer nuestra verdad, seguir recogiendo la verdad luminosa del rostro, de la mirada, de la esperanza, de la fuerza espiritual de todis ustedes queridis hermanis latinoamericanis y caribeñis que viven en Nueva York y en los Estados Unidos.
Muchas gracias por tanta solidaridad, por tanto amor. Cuenten con la Revolución Bolivariana, cuenten con la Patria de Bolívar, cuenten con el pueblo de Venezuela.
¡Que viva la unidad del pueblo venezolano y los pueblos del mundo!
¡Que viva la paz!
¡Que viva el amor!
¡Que viva el nuevo mundo! Muchas gracias.
¡Hasta la victoria siempre!


Enlace para ver el Video = http://www.youtube.com/watch?v=zTtTBWuDTHY

Enlace para leer el discurso =
http://www.minci.gob.ve/wp-content/uploads/2014/09/pteMaduroEnelBronx.pdf


Observaciones.-

Esta frase está dirigida a una persona masculina,
Yo le dije al encargado de negocios, futuro embajador de la República Bolivariana de Venezuela en los Estados Unidos

Ahora voy a modificar la frase dirigiéndome a una persona femenina.
Yo le dije a la encargada de negocios, futura embajadora de la República Bolivariana de Venezuela en los Estados Unidos

Ahora me dirigiré sin mencionar el género masculino o femenino. Ósea, con el “Género neutro”.
Yo le dije a le encargadi de negocios, futuri embajadore de la República Bolivariana de Venezuela en los Estados Unidos

- En la frase: Le decia a Joseph Kennedy, cuando estaba tocando esta orquesta...,
con el nuevo uso del artículo neutro seria: Lo decia a Joseph Kennedy, cuando estaba tocando la orquesta.
En el caso de que la frase sea dirigida a una mujer, seria: La decia a...Maria que es le Directore de la orquesta.

- En la frase: Lo dicen popeye..., se estaria usando el "artículo "lo" para referirse a una persona masculina.

- Yo les decía a estis queridis amiguis de la comunidad judía de aquí de Nueva York, a quienes los he dado un abrazo... = Aqui muestro una combinación del artículo neutro:
Yo les decía a estis queridis amiguis... en esta frase se menciona al grupo de personas sin determinar si son hombres i/o mujeres. 
a quienes los he dado un abrazo... = el artículo "los" determina que el grupo es conformado sólo por hombres.
Si fuera un grupo de mujeres, se diria: a quienes las he dado un abrazo.
Si se quiere mencionar al grupo como un grupo mixto, se diría: a quienes les he dado un abrazo. 

martes, 4 de noviembre de 2014

Carta del jefe amerindio Seattle al Presidente de los EEUU

No me responsabilizo si la historia escrita es cierta o ficticia, solamente quiero mostrar el resultado que se consigue aplicando “el nuevo uso del artículo neutro”.
(Escrito obtenido en internet)

"Carta del Jefe amerindio Seattle al Presidente de los EEUU"

El presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, envía en 1854 una oferta al jefe Seattle, de la tribu Suwamish, para comprarle los territorios del noroeste de los Estados Unidos que hoy forman el Estado de Wáshington. A cambio, promete crear una "reservación" para el pueblo indígena. El jefe Seattle responde en 1855.
El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo,
le humani blanqui podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para
nosotris una idea extraña.
Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?
Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de
les insectis son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.
Les muertis de le humani blanqui olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestris muertis jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotris. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; le ciervi, le caballi, le gran águile, son nuestris hermanis. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo de le potri y de les humanis. Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotris. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotris seremos sus hijis. Por lo tanto, nosotris vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotris. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestris antepasadis. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niñis que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasadis.
Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestris niñis. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijis que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermani.
Sabemos que
le humani blanqui no comprende nuestras costumbres. Para una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasadis y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijis y no le importa.
La sepultura de su padre y los derechos de sus
hijis son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermani y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneris o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.
Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes a las suyas. Tal vez sea porque
soy un salvaje y no comprendo.
No hay un lugar quieto en las ciudades de
le humani blanqui. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir de las alas de un insecto. Más tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.
¿Qué resta de la vida si
uni humani no puede oír el llorar solitario de uni ave o el croar nocturno de les ranis alrededor de un lago?. Yo soy un hombre piel roja y no comprendo. Le indie prefiere el suave murmullo del viento encrespando la superficie del lago, y el propio viento, limpio por una lluvia diurna o perfumado por los pinos.
El aire es de mucho valor para
le humani de piel roja, pues todas las cosas comparten el mismo aire -el animal, el árbol, les humanis - todis comparten el mismo soplo. Parece que le humani blanqui no siente el aire que respira. Como una persona agonizante, es insensible al mal olor. Pero si vendemos nuestra tierra a le humani blanqui, debe recordar que el aire es valioso para nosotris, que el aire comparte su espíritu con la vida que mantiene. El viento que dio a nuestris abuelis su primer respiro, también recibió su último suspiro. Si les vendemos nuestra tierra, ustedes deben mantenerla intacta y sagrada, como un lugar donde hasta el mismo humani blanqui pueda saborear el viento azucarado por las flores de los prados.
Por lo tanto, vamos a meditar sobre la oferta de comprar de nuestra tierra. Si decidimos aceptar, impondré una condición:
le humani blanqui debe tratar a les animales de esta tierra como a sus hermanis.
Soy un hombre salvaje y no comprendo ninguna otra forma de actuar. Vi un millar de búfalis pudriéndose en la planicie, abandonadis por los hombres blancos que les abatió desde un tren al pasar. Yo soy un hombre salvaje y no comprendo cómo es que le caballi humeante de hierro puede ser más importante que les búfalis, porque nosotris sacrificamos solamente para sobrevivir.
¿Qué es
le humani sin les animales? Si todis les animales se fuesen, le humani moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con les animales en breve ocurrirá a les humanis. Hay una unión en todo.
Ustedes deben enseñar a sus
niñis que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelis. Para que respeten la tierra, digan a sus hijis que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niñis lo que enseñamos a les nuestris, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a les hijis de la tierra. Si les humanis escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.
Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece a
le humani; es le humani le que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia. Hay una unión en todo.
Lo que ocurra con la tierra recaerá sobre
les hijis de la tierra. Le humani no tejió el tejido de la vida; es simplemente uno de sus hilos. Todo lo que hiciere al tejido, lo hará a sí mismo.
Incluso
le humani blanqui, cuyo Dios camina y habla como , de amigo a amigo, no puede estar exento del destino común. Es posible que seamos hermanis, a pesar de todo. Veremos. De una cosa estamos seguris que le humani blanqui llegará a descubrir algún día: nuestro Dios es el mismo Dios.
Ustedes podrán pensar que
le poseen, como desean poseer nuestra tierra; pero no es posible, Le es el Dios de les humanis, y su compasión es igual para le humani piel roja como para le humani piel blanca.
La tierra es preciosa, y despreciarla es despreciar a su creador.
Les blanquis también pasarán; tal vez más rápido que todas las otras tribus. Contaminen sus camas y una noche serán sofocados por sus propios desechos.
Cuando nos despojen de esta tierra, ustedes brillarán intensamente iluminados por la fuerza
de le Dios que les trajo a estas tierras y por alguna razón especial les dio el dominio sobre la tierra y sobre le humani piel roja.
Este destino es un misterio para
nosotris, pues no comprendemos el porqué les búfalis son exterminadis, les caballis bravíos son todis domadis, los rincones secretos del bosque denso son impregnados del olor de muchis humanis y la visión de las montañas obstruidas por hilos para hablar.
¿Qué ha sucedido con el bosque espeso? Desapareció.
¿Qué ha sucedido con
le águile? Desapareció.
La vida ha terminado. Ahora empieza la supervivencia.
FIN

Atención.-
La palabra „hombre“ se la usa para referirse al hombre y a la mujer como si fuesen un solo individuo. Yo sustituyo en algunos casos, la palabra hombre por el plural “humanos”.

La palabra “Dios” no la modifico. Eso debe ser decidido por cada persona.
He cambiado también el género de los animales con "el nuevo uso del artículo neutro".

La frase: Los ríos son nuestros hermanos, se queda igual porque el género de las cosas, de lo inanimado, se mantendrá invariable. Ósea, nuestros ríos son nuestros hermanos y las flores son nuestras hermanas.